Deporte y corazón

No hace tantos años de la época en la que todos los aficionados a los deportes tenían que abandonarlos cuando les llegaba la edad de tener niños porque era imposible compaginar las dos cosas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, las posibilidades de realizar deporte con tus hijos han aumentado enormemente.

Durante el embarazo:  Evidentemente si eres de las que practicas lucha grecorromana o puenting, te recomendamos que durante el embarazo lo suspendas, pero si practicas deportes más mayoritarios como el running, la bici o la natación, puedes seguir con ellos hasta bien avanzada la gestación siempre y cuando no haya ninguna contraindicación por parte de tu ginecólogo. Es muy probable que la intensidad del entrenamiento tenga que ir disminuyendo con el paso de las semanas porque la fatiga será mayor, pero podrás seguir adelante. Si te prohiben tu deporte habitual siempre puedes recurrir a ejercicios más tranquilos y controlados como el Pilates que te servirán para evitar los dolores de espalda que por desgracia se asocian tan frecuentemente al embarazo y para mantener un buen tono físico que te ayudará tanto en la gestación como en la recuperación postparto y que te facilitará la vuelta a la actividad deportiva una vez que tu peque se presente.

Tras el parto: Por si todavía no has tenido hijos y te estás planteando volver a hacer ejercicio apenas nazca tu primero te vamos advirtiendo desde aquí de que al menos los primeros 25-30 días debes hacer reposo. Vale que no hace falta que hagas una cuarentena estricta de las que hacían nuestras madres en las que la mujer no podía casi ni ponerse en pie, pero desde luego que tampoco estarás para ponerte a dar saltos como si hubieses tenido una gripe o algo así.

Y sí, ya sabemos que no hay nada imposible y que querer es poder y todo eso, pero después del parto necesitas un mes ( mínimo) para poder empezar de nuevo con la actividad. Eso sí, pasado ese mes y de manera paulatina, puedes empezar de nuevo con el ejercicio ( recuerda que todavía tendrás una cierta anemia que disminuirá tu resistencia al ejercicio) y nada te impedirá volver a tu estado previo.

Con el bebé: Tienes dos opciones para seguir con el deporte una vez que tu bebé vaya creciendo: o te programas con tu pareja para iros haciendo cargo de su cuidado… o te lo llevas puesto. Actualmente hay varios modelos de carrito que permiten la práctica del running sin riesgos para la empujadora  ( o el empujador que ellos también pueden). De esa manera podrás seguir haciendo lo que más te gusta y sin separarte de tu bebé

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *