Catarros y salud cardiaca

Seguro que ya os habrá tocado lidiar con más de un catarro de vuestros peques. Está claro que en cuanto llegan estas épocas de cambios de tiempo y más si van a la guarde, empiezan los catarros que arrastraremos durante unos meses.

¿Y qué podemos hacer?

Pues aquí teneis unas cuantas medidas:

  1. Ventilar bien las habitaciones: Todos los días es necesario ventilar como mínimo durante una media hora . Con ello conseguiremos un ambiente más sano y evitar el acúmulo de gérmenes en las habitaciones que luego nos producen los catarros
  2. Tener al día el calendario vacunal: Probablemente a muchas de vosotras os suene muy básico este consejo, pero a día de hoy hay todavía gente que no se da cuenta de todas las ventajas de estar correctamente vacunado y que no les han puesto a sus hijos todas las vacunas necesarias. Desde aquí solo podemos animaros a que lo hagáis. Más de un siglo desde que se empezó a utilizar la primera de ellas siguen demostrando su eficacia.
  3. Mantener un ambiente con una buena humedad relativa. Esto es más fácil en localidades costeras. Si vives en poblaciones secas es muy recomendable el uso de humidificadores en las habitaciones sobre todo durante la noche para permitirnos un buen descanso.
  4. Lavado de manos: vuestro y de vuestros peques. Si hablábamos antes de la eficacia de las vacunas sólo hay algo que ha demostrado incluso mayor eficacia en la prevención del contagio de enfermedades infecciosas y es el lavado de las manos al volver de la calle y antes de cada una de las comidas.
  5. Buena alimentación: Sí, ya sabemos que una buena nutrición no sólo sirve para evitar los catarros, pero entre otras cosas sirve para eso. Una alimentación que incluya alimentos frescos, abundancia de vegetales ( fruta y verdura) y baja cantidad de alimentos insanos como chuches, dulces, platos precocinados y grasas poco saludables nos procurará una mejor salud física y mental, disminuirá la posibilidad de que nuestros niños enfermen y en caso de que lo hagan estarán más preparados para hacer frente a las enfermedades.

Junto a estos consejos tan de sentido común y que cada uno de nosotros debería seguir siempre ( incluso los que no tengan niños), están los trucos que existen en cada pueblo relacionados con el catarro: que si la miel con limón, que si la cebolla debajo de la cama para evitar la tos… En general no hay estudios que demuestren su eficacia, pero sí que sabemos que, como mínimo, no produce daño, y si llevan tantos años aplicándose probablemente tendrán algo de valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *